Welcome to Espiritu Santo   Click to listen highlighted text! Welcome to Espiritu Santo
Valora este artículo
(0 votos)

APRENDA A JUZGAR PROFECÍA Por R. Edward Miller, Argentina 

Capítulo 1 El Punto De Vista Bíblico

He descubierto un interés creciente en la operación maravillosa y poderosa de uno de los Dones del Espíritu: el don de Profecía: la articulación [extática] del Espíritu a través de la mente y labios de un hombre o una mujer. Considero que un estudio breve de "preguntas y respuestas" sería benéfico y oportuno.

¿ES LA PROFECÍA SIEMPRE PERFECTA? 1 Corintios 13:9, 10 enseña: "Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos". La palabra enseña que la profecía es un estado imperfecto, y es "en parte".

1 Tesalonicenses 5:20, 21 dice: "No menospreciéis las profecías. Examinadlo todo; retened lo bueno". El no ignorar las profecías o el profetizar es un mandamiento directo de la palabra. Pero las palabras que siguen: "Retened lo bueno", claramente implican que habrá algunas que no serán buenas o perfectas, en las cuales, el creyente no deberá afianzar su fe.

No debemos menospreciar el don ni sus operaciones; sin embargo, debemos reconocer los canales imperfectos a través de los cuales éste viene.

Por lo tanto, la profecía tiene que ser probada y juzgada cuidadosamente antes de que sea aceptada como una palabra genuina y perfecta de parte del Espíritu de Dios.

¿CUÁLES SON LAS DIMENSIONES SEGURAS DE LA PROFECÍA? 1 de Corintios 14:3 declara: "Pero el que profetiza habla a los hombres para edificación, exhortación y consolación". Esas son usualmente las tres dimensiones de la profecía en las que el estudiante puede practicar su don con toda humildad y sin temor, y con todo, en santa reverencia: para edificación, exhortación y consolación.

1 Corintios 14:31 dice: "Porque podéis profetizar todos uno por uno, para que todos aprendan…".

Obviamente existe algo que aprender. Es razonable que cuando uno está aprendiendo, inevitablemente cometerá algunos errores. Tales errores no tienen porqué ser impedimento para los que desean seguir al Señor en humildad y sinceridad.

El estudiante debe permanecer dentro de los límites de las dimensiones del aprendizaje de:

1. La Edificación (la edificación del oyente en fe, amor y el Espíritu Santo).

2. La Exhortación (la urgencia del oyente de presionar hacia el blanco con mayor amor y actividad espiritual);

3. El Consuelo (llevando la paz y consolación al cansado, al herido y afligido).

¿VIENE LA CONDENACIÓN DE DIOS? Juan 3:17 enseña: "Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él".

Romanos 8:34 formula la pregunta que se contesta a sí misma:

"¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió".

Él llevó todos nuestros pecados [la condenación y la muerte] sobre la cruz.

Así que, la profecía de condenación jamás puede ser la obra del Espíritu Santo. El Espíritu puede reprender, exhortar y reprobar; sin embargo, lo hace con gran ternura, siempre influenciando a la persona para que se arrepienta en amor, mostrándole el camino de salida (escape) al problema. El Espíritu Santo nunca abandona a la persona en un foso profundo donde impera la depresión y condenación sin mostrarle Su misericordia y esperanza de rescate de tal foso, y levantarle hasta alcanzar Su estado de perdón compasivo.

Tales profecías de condenación, que por lo general son duras y devastadoras al que las recibe, deben ser reconocidas como de otro espíritu y no del Espíritu de Cristo.

¿CUÁL ES EL RECURSO DE LA PROFECÍA? Las Escrituras enseñan claramente que la profecía puede ser motivada por uno de los siguientes tres recursos:

1. El Espíritu Humano -uno hablando de su propio corazón (Ez 13:2, 3).

2. Un Espíritu De Mentira -procedente del maligno (2 Cr 18:21).

3. El Espíritu Santo -el verdadero espíritu de profecía que proviene de lo alto, impulsado por el Espíritu Santo.

4. Una Mezcla De Los Tres -o la profecía puede que sea una mezcla de cualquiera de los tres anteriores.

Está el ejemplo clásico del Apóstol Pedro hablando la Palabra inspirada de Ciencia [Conocimiento, Sabiduría] cuando dijo:

"Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente".

Jesús testificó que la carne y la sangre no se lo habían revelado, sino más bien el Padre. La fuente de aquella articulación profética fue el Padre.

Luego, unos minutos más tarde, Jesús se volvió y reprendió a Satanás, quien hablaba a través de los labios del mismo apóstol.

Jesús estaba mostrándole a Pedro cuán fácil y rápidamente el espíritu del mal podía usar los labios de uno que ama al Señor para hablar sin que tal persona ni siquiera se dé cuenta.

Lo que Pedro habló, fueron palabras muy dulces y agradables al oído de la persona desprevenida. Jesús captó inmediatamente el intento mortal de la inyección que le introduciría la pena de sí mismo.

¿CUÁNDO SE DEBERÁ EJERCER CAUTELA? Existen otras tres dimensiones de la profecía que son más susceptibles al engaño; y debido a su consumada naturaleza, debemos ejercer cautela. Estas tres dimensiones o reinos son:

En linea

Hay 199 invitados y 2 miembros en línea

Dale Me gusta

JESUS TIENE EL CONTROL DE LA TIERRA

vision500

Click to listen highlighted text!